Desastres Naturales

Incendios y alta contaminación desatan críticas contra autoridades mexicanas

México, 15 may (EFE).- Los persistentes incendios en buena parte de México han puesto en jaque a las autoridades federales y disparado la polución en la Ciudad de México, que afronta su segundo día de contingencia ambiental entre críticas al gobierno por no salvaguardar la salud de sus habitantes.

Ante la crisis, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) informó este miércoles de que tiene desplegados a alrededor de 3.800 bomberos para atender alrededor de 100 siniestros diarios activos o en proceso de liquidación en los bosques de 20 de los 32 estados del país.

En la noche del martes, la alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se escudó de las críticas de los ciudadanos a través de un vídeo en el que explicaba que la crisis en la capital deriva de que el anterior gobierno no dejó un protocolo listo para cantidades altas de partículas PM2,5, derivadas de los incendios.

Es por eso que las autoridades optaron por declarar esta contingencia ambiental "extraordinaria" por ozono y partículas PM2,5 en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) en las primeras horas del martes.

Al declararla, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) precisaba en un comunicado que su estación de medición Nezahuacóyotl registraba 142 puntos del Índice de Calidad del Aire por ozono y 160 por partículas PM2,5, indicando una calidad del aire "muy mala".

Este miércoles la misma estación reporta 140 partículas PM2,5 en el Índice de Calidad del Aire, por lo que la cantidad ha disminuido y la calidad del aire ha pasado a ser "mala".

No obstante, eso no ha impedido que sigan circulando cientos de fotos y vídeos en los que se puede ver la capital prácticamente engullida por la contaminación.

Los "memes" y comentarios críticos en redes sociales y medios de comunicación han corrido como la pólvora.

Mientras tanto, todavía no se estima cuándo acabará el estado de contingencia ambiental extraordinaria.

Según dijo Sheimbaum en su mensaje en vídeo, tras las reuniones llevadas a cabo con el personal de la Came, se ordenó incrementar en 500 el número de los brigadistas en la capital para combatir incendios.

El mensaje de la alcaldesa no terminó de gustar a usuarios de redes sociales, pues muchos consideraron que excusaba su incapacidad para reparar las fallas del anterior gobierno.

No obstante, el director del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, Jorge Salas, dijo este miércoles a Efe que las medidas tomadas por la administración fueron adecuadas teniendo en cuenta "el monitoreo diario que se hace de los contaminantes".

"Con este humo de los incendios intervienen partículas que generalmente no están en ese monitoreo y hacen un ambiente como el que se ve en la ciudad, pero una vez se tuvo el adecuado registro se activaron los protocolos", expuso.

La Came ha reiterado en distintos comunicados que los ciudadanos deben tomar precauciones, como evitar salir a la calle y de preferencia quedarse en casa con las ventanas cerradas, entre otras.

Salas agregó a esto que los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas deben cuidarse especialmente, pues "la exposición a contaminantes y altas concentraciones puede exacerbar su padecimiento".

También las enfermedades cardiovasculares pueden agravarse dependiendo del tiempo de exposición y de la cantidad de contaminantes.

Para las personas sanas, apuntó que "cuando los contaminantes son altos pueden encontrarse síntomas transitorios como irritación de las vías respiratorias, irritación nasal, presencia de tos u ojos secos".

Sobre la multiplicación de incendios, el gerente de Manejo de Fuego de la Conafor, Eduardo Cruz, dijo a Efe que el país está en el periodo de estiaje.

Es decir, es la temporada que empieza en México entre noviembre y diciembre y se alarga hasta el mes de junio y en la que hay habitualmente "ausencia de lluvias".

Señaló que los principales factores que ocasionan los incendios son las quemas agrícolas que se generan para la preparación de los terrenos para la siembra, previo a la época lluviosa.

En esa práctica se queman rastrojos, residuos y pastizales y muchos de estos fuegos en esas zonas saltan al área forestal y se vuelven incontrolables.

Hasta el 14 de mayo, la Comisión tenía registrados 4.425 incendios forestales en el país, una cifra menor a las que se reportó en estas fechas en 2018 - 5.122 incendios- y en 2017, cuando había 6.870.

Las críticas ante esta situación, muy mediática, han saltado al plano político.

El coordinador de los senadores del Partido Revolucionario Institucional, Miguel Ángel Osorio Chong, atribuyó la crisis de incendios a los recortes en el presupuesto de la nueva Administración.

El Gobierno federal eliminó del Presupuesto de Egresos 2019 el Programa de Empleo Temporal (PET), con cuyos fondos se pagaba a brigadas que atendían los bosques y los incendios forestales.

Cruz estimó, en medio de la polémica que, de acuerdo a los pronósticos meteorológicos, México está a "tres semanas de que empiece el período de lluvias" que viene a cambiar la situación de los incendios.

Pero durante las próximas tres semanas, se van registrar "condiciones de sequía y de altas temperaturas".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint