Desastres Naturales

Perú condena el ataque con carro bomba a la Escuela de la Policía en Colombia

Lima, 17 ene (EFE).- El Gobierno de Perú condenó hoy "enérgicamente" el atentado con un carro bomba en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander en la capital de Colombia, que deja al menos nueve muertos y 26 heridos.

El Gobierno del presidente de Perú, Martín Vizcarra, trasmitió "su profunda solidaridad y sentidas condolencias al Gobierno y pueblo de Colombia, a los familiares de las víctimas mortales, así como su deseo por la pronta recuperación de los heridos".

Mediante un comunicado oficial, el Gobierno del Perú reiteró su llamado a la comunidad internacional para "redoblar los esfuerzos en la lucha contra el terrorismo, en sus diversas formas y manifestaciones, con el fin de asegurar la paz y la seguridad internacionales".

La explosión de un carro bomba dentro de la Escuela de Policía ha dejado hoy heridos a un panameño y una ecuatoriana, entre los 26 reportados por las autoridades colombianas.

El Ministerio de Defensa, que inicialmente informó de ocho muertos en el ataque perpetrado pasadas las 9.30 hora local (14.30 GMT), dijo posteriormente que la cifra subió a nueve y que el número de heridos también aumentó.

Tras el atentado, el presidente colombiano, Iván Duque, canceló un consejo de seguridad que iba a realizar hoy en Quibdó, capital del departamento del Chocó (oeste), y regresó a Bogotá para visitar la escuela donde se produjo el ataque, lugar en el que se forman los futuros oficiales de la Policía Nacional.

"Estoy regresando de inmediato a Bogotá con la cúpula militar ante el miserable acto terrorista cometido en la Escuela General Santander contra nuestros policías", escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

Las autoridades no han explicado cómo el vehículo con la bomba fue ingresado en la sede de la Escuela General Santander, situada en el barrio Villa Mayor, en el sur de Bogotá, ya que esta es precisamente una de las sedes más vigiladas del país.

Las primeras imágenes del lugar muestran los hierros retorcidos del vehículo en una de las calles internas de la escuela policial y árboles partidos por la mitad por la fuerza de la explosión, que además rompió los ventanales de viviendas cercanas al lugar de la explosión.

Hasta el momento no se tienen datos acerca de quién puede estar detrás del atentado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint