Cultura

Jorge Pardo: "Cuanto más mestiza se hace la música más pura es"

San Juan, 18 mar (EFE).- El saxofonista y flautista Jorge Pardo, una de las figuras del jazz español con mayor proyección internacional, considera que "cuánto más mestiza se hace la música más pura es", y que la pureza mal entendida es la que "se deja en un tarro bien cerrado para que no se contamine".

Músico del mundo, este madrileño fue galardonado el pasado año con el Premio Nacional de las Músicas Actuales 2015 por su capacidad para establecer "puentes" entre los diferentes estilos, un mestizaje del que ha hablado en el Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebra en San Juan de Puerto Rico.

"Mi casa es el flamenco, aunque soy consciente, sin que suene peyorativo, de que soy un flamenco raro porque ni canto, ni bailo ni toco la guitarra", asegura en una entrevista con Efe.

La creatividad en la lengua española es el eje central de este congreso, en el que Pardo (Madrid, 1956), con su palabra y con su flauta ha expuesto su experiencia.

"La música es lengua. La lengua es la articulación de la palabra y tiene mucho que ver con la poesía y, por supuesto, con la música", señala el intérprete, para quien es en la abstracción "donde se maneja la música, en el espíritu de entenderse, en la comunicación vital, no intelectual".

Su concepto de pureza es el mestizaje "en el que conviven diferentes aromas y sabores" y del que se empapa en sus viajes y giras por todo el mundo: "cuanto más voy a África más entiendo que soy africano, o alemán cuando voy a Alemania. Me pertenece, nos pertenece a todos el mismo lenguaje".

La diferencia es también una de sus características porque, señala, "los momentos son irrepetibles. Hoy tocas una melodía y mañana va a sonar diferente. Y esas diferencias son las hacen querer que mañana quieras seguir tocando".

Según Pardo, el flamenco ha bebido de muy diferentes tradiciones musicales y "no se para ahí", pues sigue enriqueciéndose y vuelve a Africa, a Asia...". Y es en ese viaje donde asegura que él está.

Por eso, preguntado por los flamencos puristas, dice que aunque tienen que existir y aportan una "visión interesante", tampoco están de acuerdo entre sí, ya que los de hace 40 años discutirían con los de hoy, y estos con los de dentro de unos años.

El premio nacional que recibió el pasado año fue para él "un caramelo", un regalo que le hicieron los compañeros y su país. Pero dice que no le ha cambiado la vida: "me lo dieron por hacer lo que hago y ser lo que soy".

Pardo se considera honrado por haber sido invitado como ponente a esta cita de la lengua española: "Me gusta que el congreso haya abierto su hábitat natural de intelectuales de la lengua para compartir el conocimiento con otras áreas del humanismo".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin