Cine

"Operation Finale", el filme que presenta a Adolf Eichmann como un ser humano

Nueva York, 22 ago (EFE).- En "Operation Finale", el realizador Chris Weitz ha buscado mostrar el inusual lado humano de los nazis porque considera importante que Adolf Eichmann, el responsable directo de la "solución final", fuera "representado no como un monstruo, sino como un ser humano presente".

Una esperada película que llega a los cines de EE.UU. la próxima semana y que cuenta la osada e histórica captura de uno de los arquitectos del holocausto judío, que se ocultó en Argentina después de la caída de Hitler.

Protagonizada por el actor británico Ben Kingsley, que encarna al criminal Adolf Eichmann, y el estadounidense de origen guatemalteco Oscar Isaac, que interpreta a Peter Malkin, uno de los agentes israelíes que participó en el arresto del nazi, la cinta se esfuerza en presentar el aspecto más desconocido de los autores del genocidio judío.

"Creo que es importante para todos que Eichmann sea representado no como un monstruo, sino como un ser humano presente", afirma Weitz en un encuentro con periodistas.

"Muchos de los responsables no eran demagogos, ni sádicos, ni psicópatas, sino gente normal que se vio inmersa en esa situación", añade el cineasta, hijo de un refugiado judío que además participó como soldado en la Segunda Guerra Mundial.

Sí, Eichmann era "ambicioso y oportunista y muy manipulador, pero un ser humano", sentencia Weitz sobre un criminal que fue condenado a muerte por crímenes contra el pueblo judío, de guerra y delitos de lesa humanidad y que fue ahorcado en 1962 en cumplimiento de la sentencia de un tribunal israelí.

"Operation Finale" cuenta la historia real de cómo, en 1960, las agencias de inteligencia de Israel consiguen localizar en Buenos Aires a Eichmann, establecido junto a su mujer y su hijo en una sencilla residencia pero aun en contacto con los movimientos antisemitas presentes en América Latina en aquel momento.

Sin el conocimiento de las autoridades argentinas, un equipo de media docena de oficiales israelíes organizaron una compleja operación para secuestrar al militar nazi y llevarle a Israel para ser juzgado 15 años después de la caída de Hitler.

Durante su captura en Argentina, antes de ser trasladado a Israel, el largometraje nos permite ver "dentro de la mente y dentro del mundo" de Eichmann, y "cómo cambia los hechos e insiste en verdades", explicó a la prensa el guionista de "Operation Finale", el joven británico Matthew Orton.

Repleta de intensas escenas e inquietantes momentos, y sembrada de humor, la película, rodada íntegramente en Argentina el año pasado, también recuerda el trauma extremo que marcó a la sociedad judía tras el holocausto, y el debate existente en Israel sobre cómo tratar a los oficiales nazis huidos que se localizaban.

Tanto el director como el guionista de la película subrayaron las similitudes de Eichmann y el nazismo con las corrientes políticas y sociales que se viven en la actualidad, y advirtieron de la posibilidad de que la historia se repita.

"Esto es lo que lo hace relevante hoy, porque estamos en un mundo en el que la gente está constantemente esforzándose por la posesión de la verdad e insistiendo en que su versión del pasado es la real y la que todos debemos seguir", explicó Orton.

Por su parte, Weitz señaló que el holocausto judío "es el ejemplo más prevalente de este tipo de catástrofe, pero ha pasado otras veces y creo que pasará otra vez si la gente no reconoce estas tendencias por si mismos".

El largometraje también cuenta con las actuaciones de Lior Raz, Melanie Laurent, Nick Kroll, Michael Aronov y Ohad Knoller, que interpretan a los agentes israelíes que participaron en la arriesgada operación, así como Joe Alwyn como hijo de Adolf Eichmann.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint