Baloncesto

Harden y D'Antoni solo piensan en el próximo partido

Houston (EE.UU.), 19 abr (EFE).- Ni los premios individuales ni sus trayectorias pasadas importan en este momento al escolta de los Houston Rockets James Harden o a su entrenador Mike D'Antoni, que solo piensan en ganar este miércoles el segundo partido a los Thunder y ponerse con marca de 2-0 en las eliminatorias de la NBA.

"No me interesa ni quiero pensar en ninguna otra cosa que no sea superar cada partido que tenga que jugar en los 'playoffs'", sentenció Harden, tras aceptar encantado la responsabilidad de jugar como base, decisión técnica en la que se basa gran parte del éxito de Houston.

Con el apoyo de D'Antoni, Harden ha consolidado su trayectoria de jugador de elite y ahora aspira a ser también el mejor de la NBA.

Harden acumuló 22 triple-dobles en la temporada regular con promedios de 29,1 puntos, 11,2 asistencias y 8,1 rebotes (mejores marcas personales), que contribuyeron a que los Rockets la concluyeran con 55 triunfos, la tercera mejor marca de la liga, comparados con los 41 de la anterior campaña.

"Es un sueño hecho realidad", declaró Harden respecto a jugar con el esquema de D'Antoni y lo bien que les ha ido tanto a él como al equipo.

"Tiene confianza en lo suyo", destacó Harden sobre su entrenador. "Lleva haciéndolo tanto tiempo que sabe que su táctica funciona. Y sus jugadores salimos a competir por él y tratar de ganar la mayor cantidad posible de partidos".

D'Antoni, que disfruta en su primer año con Houston de su primera experiencia en los 'playoffs' desde 2013, sabe que genera dudas por no haber ganado nunca un campeonato, pero esto no le preocupa ni le genera presión extra.

"No tiene nada de malo", valoró D'Antoni. "Sé de muchos golfistas que no ganaron un 'major' y la gente decía: 'no puede ganar un torneo grande'. Y luego gana cinco. No es fácil ganar un campeonato".

D'Antoni, de 65 años, se siente orgulloso de su trayectoria profesional y de tener el honor de aportar a la liga el vertiginoso estilo ofensivo que imprimió a los Suns de Phoenix en la década pasada.

Sus Suns en 2004-05, liderados por el exbase canadiense Steve Nash, ganaron 62 partidos, pero sucumbieron en la final de la Conferencia del Oeste.

Un año después, Phoenix sumó 54 victorias pero volvió a perder la misma final. En 2006-07 los Suns consiguieron 61 triunfos, pero se despidieron en las semifinales de la conferencia.

El problema para los Suns fue que en las finales del 2005 y 2007 se toparon con las mejores versiones de los Spurs de San Antonio, que luego fueron los campeones de liga.

La de 2007 es la última temporada en la que un equipo de D'Antoni sorteó la primera ronda.

En sus últimas tres participaciones de 'playoffs', 2008 con Phoenix, 2011 con los Knicks de Nueva York, y 2013 cuando dirigió a Los Angeles Lakers, solo pudo cosechar una victoria.

Nada de eso cuenta ya para D'Antoni y, como Harden, piensa en el próximo partido que tendrán que afrontar, el de este miércoles ante los Thunder.

"Todo lo anterior está enterrado, me siento contento con lo que hemos logrado en la temporada regular y con la manera de jugar el primer partido de los 'playoffs'", valoró D'Antoni. "Me gusta sobre todo la mentalidad ganadora y luchadora que hay dentro del equipo y eso es lo importante".

El triunfo en el primer partido por paliza de 118-87 ante los Thunder y el haber anulado nada menos que al base Russell Westbrook solo le ha servido a D'Antoni para centrarse aun más en lo que tienen que hacer en el segundo encuentro.

"Saldremos más decididos que en el primer partido a la hora de buscar la victoria y eso solo se puede conseguir si te olvidas del primero y te centras en lo que debes hacer cuando estás en el campo. Si mantenemos esa actitud y filosofía, estoy seguro de que llegaremos muy lejos", agregó D'Antoni.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin