elEconomista.es
Últimas noticias
22.349,59
-0,04%
1,1877
-0,70%
47,77
+7,28%
1.294,50
+0,23%

Las mujeres inmigrantes sostuvieron la natalidad en EE.UU. en los últimos 25 años

- 17:51 - 29/08/2017

    Washington, 29 ago (EFE).- La tasa de natalidad se sostuvo en Estados Unidos entre 1990 y 2015 debido esencialmente al aumento de los nacimientos de hijos de mujeres inmigrantes, dado que entre las estadounidenses se produjo un descenso del 10%, según un análisis publicado hoy por el Centro de Investigaciones Pew.

    En el periodo analizado se observa que las mujeres inmigrantes aumentaron el número anual de nacimientos en EEUU y en todos los estados del país, excepto en California y Rhode Island, se indica en el documento.

    "A nivel nacional, el número anual de nacimientos disminuyó un 4% entre 1990 y 2015, resultado de una disminución del 10% en el total de nacimientos atribuible a mujeres nacidas en Estados Unidos. Esto fue parcialmente compensado por un aumento del 6% en los nacimientos totales atribuibles a las mujeres inmigrantes", dice el estudio, basado en datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

    Hay una gran variación entre los estados en las tendencias del nacimiento y en el impacto relativo que las mujeres nacidas en el extranjero han tenido en esas tendencias.

    En algunos lugares, los desplazamientos más amplios de la población han desempeñado un papel importante: Nevada, por ejemplo, experimentó el mayor aumento de nacimientos de cualquier estado (68%), debido en gran parte a que el número de mujeres en edad de procrear se duplicó en ese territorio.

    Al mismo tiempo, muchos estados con notable disminución de nacimientos, como Rhode Island (con una tasa negativa del 28%), experimentaron disminuciones en el número de mujeres en edad fértil en las últimas décadas.

    En 11 estados, el número anual de nacimientos creció de 1990 a 2015 como resultado del aumento de nacimientos tanto entre mujeres nacidas en Estados Unidos como inmigrantes.

    En otros 14 estados, el número anual de nacimientos aumentó de 1990 a 2015 debido sólo a los nacimientos de madres inmigrantes.

    Otros 23 estados y el Distrito de Columbia (donde se encuentra la capital federal, Washington), registraron una disminución general del número de nacimientos, debido a que el descenso de los nacimientos entre mujeres nacidas en Estados Unidos sólo fue parcialmente compensado por el aumento de los nacimientos entre las mujeres inmigrantes.

    Por último, en dos estados, los nacimientos anuales disminuyeron tanto entre las mujeres nacidas en Estados Unidos como entre las inmigrantes de 1990 a 2015.

    En California, el estado más poblado de la nación, un descenso general del 20% se debió a una disminución del 11% por parte de mujeres inmigrantes y de un 9% atribuible a mujeres estadounidenses.

    Mientras, en Rhode Island, los nacimientos disminuyeron un 28%, impulsados principalmente por mujeres nacidas en Estados Unidos, aunque los nacimientos de madres inmigrantes también se redujeron, aunque muy poco (13 nacimientos).

    Según el informe, uno de los factores que impulsa el aumento de los nacimientos de madres nacidas en el extranjero en todo el país es el creciente número de inmigrantes en la población de EEUU.

    En 1990, había cerca de 20 millones de inmigrantes en Estados Unidos, y para 2015 ese número se había más que duplicado, llegando a los 43 millones, además del hecho de que las tasas de natalidad de las mujeres inmigrantes también siguen siendo considerablemente más altas que las de las mujeres nacidas en Estados Unidos.

    Así, mientras que solo el 13% de toda la población de Estados Unidos era inmigrante en 2015, el 23% de todos los nacimientos llegaron de mujeres inmigrantes.

    Contenido patrocinado
    Otras noticias

    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Las mujeres inmigrantes sostuvieron la natalidad en EEUU en últimos 25 años
    La ONU afirma que la penalización del aborto en El Salvador es escandalosa