elEconomista.es
Últimas noticias
21.080,28
-0,01%
1,1184
-0,27%
47,77
+7,28%
1.266,97
+0,04%

Niños "pierden" 500 días de su infancia en centros de detención de migrantes

- 22:06 - 20/03/2017

    Tucson (AZ), 20 mar (EFEUSA).- Niños y adolescentes centroamericanos llevan recluidos más de 500 días en centros de detención para indocumentados, lo que ha generado indignación entre activistas y pediatras, que alertan de posibles daños psicológicos en los menores.

    Uno de estos casos es el de "Maribel" y su hijo "Michael" (nombres ficticios), que llevan 518 días encarcelados en el centro de detenciones que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) tiene en Berks, en el estado de Pensilvania.

    "Muchas de las madres no podemos hacer otra cosa que llorar, nos sentimos impotentes y con mucho miedo", explicó a Efe "Maribel" en entrevista telefónica sobre el martirio que vive junto a su hijo, que tiene ahora de 16 años.

    La inmigrante salvadoreña escapó de la violencia de las pandillas en su país, atravesó México y cruzó la frontera sin imaginar que lo que encontraría en Estados Unidos sería una "cárcel", donde su hijo está "perdiendo" su infancia.

    "Aquí estás bajo vigilancia las 24 horas del día, te dicen a qué horas de te debes levantar, a qué hora puedes comer, a qué horas puedes irte a dormir, inclusive cuando los niños se están bañando hay un vigilante afuera", denunció.

    Lo que más le preocupa es el efecto psicológico y mental que este encierro tiene sobre su hijo, quien además, asegura, no tiene amigos en este lugar, pues los otros menores son mucho más pequeños que él.

    Uno de esos niños es "Josué", quien ha pasado ya más de la mitad de sus 3 años de vida en Berks junto a su madre. Más de 500 días recluidos junto con "Carlos", un niño de 4 años, quien lleva más 16 meses detenido.

    Las madres comparten el miedo al efecto psicológico que el encierro pueda llegar a tener en sus hijos con la Academia Americana de Pediatría (AAP).

    Este organismo, que reúne a miles de pediatras, asegura que desde temprana edad estos menores sufren el miedo, la ansiedad y el trauma padecen las comunidades inmigrantes, lo que podría afectar su salud y bienestar.

    Por ello, grupos de derechos civiles han pedido la liberación inmediata de estos niños y sus madres. Entre ellas, Amnistía Internacional exigió principios de este mes que las mujeres detenidas en Berks salgan a la calle.

    Jennifer Podkul, directora de política de la Organización Niños en Necesidad de Defensa (KIND), dijo a Efe que las órdenes de Trump establece que estos inmigrantes tienen que "quedarse detenidos mientras esperan su corte", lo que, debido a la ausencia de fondos extra para aumentar la plantilla de jueces de inmigración, puede retrasar sus casos hasta "tres o cuatro años".

    Podkul calificó de "barbaridad" que la nueva administración espere que toda esta gente pueda pasar "años" detenidos, mientras esperan una audiencia y una decisión final en sus casos.

    Mientras tanto "Maribel" espera una pronta solución a su caso, pero las semanas se han convertido en meses y teme que muy pronto cumplirá dos años en el centro de detenciones.

    "La gente que ve por fuera el edificio donde estamos, no tienen ni idea de lo que pasamos aquí, es una cárcel no importa el nombre que le pongan, no somos libres", dijo.

    "No hay una justificación legal para que estas familias pasen tanto tiempo detenidas", aseguró a Efe Víctor D. Nieblas, de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA).

    "Maribel" trata de que su hijo no note su desesperación y el temor a que su situación pueda empeorar, sobre todo desde que Donald Trump asumió la Presidencia del país.

    "Son muy malas noticias las que constantemente escuchamos, tengo mucho miedo que me quieran separar de mi hijo o, en el peor de los casos, que nos deporten", asegura la salvadoreña, que prefiere el encierro que regresar a su país de origen, donde teme que ella y su hijo puedan morir de manera violenta.

    Para esta mujer lo más difícil asegura es estar tan cerca de sus familiares en EE.UU y, a la vez, tan lejos.

    "Es muy difícil pasar los días festivos como la Navidad encerrados. No somos criminales, nosotros no pedimos ayuda a EE.UU, solo estamos pidiendo una oportunidad para dar una mejor vida a nuestros hijos", aseguró "Maribel".

    Por su parte en declaraciones enviadas a Efe, ICE dijo que "existen muchos factores que contribuyen al tiempo que una persona pasa detenida, incluyendo, pero no limitándose, a la disposición existente en sus casos de inmigración", aunque rechazó comentar en casos específicos.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru

    Colombia.- Un español entre los investigados en Colombia por pérdidas millonarias de Electrocaribe
    De León defiende su ley que convertiría a California en estado santuario