elEconomista.es
Últimas noticias
24.462,94
-0,82%
1,2312
-0,57%
47,77
+7,28%
1.335,80
+0,01%

Partidos tradicionales de Costa Rica van al juego pese no estar en segunda vuelta

- 18:55 - 17/03/2018
    tagsMás noticias sobre:

    San José, 17 mar (EFE).- Los tradicionales Partido Liberación Nacional (PLN) y Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) quedaron fuera de la segunda ronda electoral en Costa Rica, pero han vuelto a entrar al juego al colocar a fichas poderosas en los equipos económicos de los dos candidatos que disputarán la Presidencia el 1 de abril.

    El predicador evangélico Fabricio Alvarado se ha acercado al PLN (tercero en la primera ronda) y un sector del PUSC, mientras el oficialista del Partido Acción Ciudadana (PAC, centroizquierda), el periodista y politólogo Carlos Alvarado, se ha unido a un sector fuerte del PUSC (partido que fue cuarto en la primera vuelta).

    El PUSC y el PLN fueron los dos partidos que se alternaron en el poder en Costa Rica durante más de 30 años hasta que en el 2014 el PAC rompió ese bipartidismo y llevó a la Presidencia a Luis Guillermo Solís, quien terminará su mandato el 8 de mayo próximo.

    La gran sorpresa, el predicador evangélico del conservador Partido Restauración Nacional Fabricio Alvarado, ha conformado un equipo económico de unas 20 personas, la mayoría del PLN y con las fichas principales del exministro de Hacienda Edgar Ayales y el economista Gerardo Corrales.

    Estas dos piezas encabezaban el equipo del excandidato del PLN, Antonio Álvarez, y ahora son los encargados de confeccionar un nuevo plan económico para el candidato Fabricio Alvarado, a pocos días de las elecciones.

    Si algo le criticaban a Fabricio Alvarado es que su partido, una agrupación pequeña que solo había logrado obtener dos diputados desde su fundación, no contaba con un equipo capacitado para gobernar y que su plan de Gobierno era muy pobre.

    Ante ello el candidato, que ascendió con su fuerte discurso conservador, anticorrupción y defensor de la familia tradicional, se rodeó de figuras del PLN y de algunas importantes del PUSC como la exvicepresidenta (2002-2006) Lineth Saborío y el excanciller Roberto Tovar.

    Sin embargo, el excandidato del PUSC, Rodolfo Piza, dio su adhesión al oficialista Carlos Alvarado, con quien firmó un acuerdo para un Gobierno Nacional basado en diez puntos en materia económica y social, y posiblemente alguna posición importante para Piza en un eventual Gobierno.

    El exmagistrado Piza, quien se ubicó en el cuarto lugar en la primera ronda celebrada el pasado 4 de febrero, afirmó que da su adhesión al candidato oficialista "por convicción" y porque considera que es la mejor opción para "levantar la esperanza" y ejercer "un gobierno para todos, con respeto a la igualdad y la equidad".

    Otro hecho esencial posterior a este acuerdo fue el nombramiento de la reconocida empresaria socialcristiana Edna Camacho como cabeza del equipo económico de Carlos Alvarado.

    Ambos candidatos presidenciales saben que en la coyuntura de un Congreso fragmentado que enfrentará el próximo presidente las alianzas son necesarias desde ahora para resolver los problemas apremiantes del país como el déficit fiscal que en 2017 cerró en el 6,2 % del producto interno bruto.

    El partido de Carlos Alvarado solo tendrá nueve de los 57 diputados que integran el Legislativo, mientras el de Fabricio Alvarado obtuvo 14.

    En lo que coinciden ambos equipos económicos es en la necesidad de aprobar una ley para la creación de un Impuesto al Valor Agregado (IVA) que sustituya al de ventas del 13 % y que grave más productos y servicios.

    Las adhesiones de figuras de diversos partidos a los dos candidatos están a la orden del día, así como las reuniones con expresidentes, líderes políticos y figuras del deporte, la cultura y la economía.

    El otro punto polémico de la campaña hacia la segunda vuelta han sido los numerosos debates que se han organizado en el país, más de diez en los últimos dos meses.

    El oficialista Carlos Alvarado ha asistido a todos mientras el aspirante evangélico ha seleccionado y ha dejado por fuera a todos los que organizaron universidades públicas por cuestiones de "agenda", aunque analistas consideran que lo ha hecho como estrategia porque el público universitario no es el suyo.

    Las encuestas tampoco dan un panorama claro, tomando en cuenta que previo a la primera ronda ninguna ponía siquiera en los cuatro primeros lugares al aspirante oficialista.

    Las casas encuestadoras Opol y Cid-Gallup dan una ventaja cercana a los 8 puntos al candidato evangélico, mientras la encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica pone dos puntos arriba al aspirante oficialista, lo que se considera como un empate técnico.

    Contenido patrocinado
    Otras noticias

    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Senado P.Rico aplaza evaluación reforma educativa por posibles incidentes
    La derecha pisa fuerte en Colombia mientras la centro-izquierda discute alianzas