elEconomista.es
Últimas noticias
26.405,76
+0,61%
1,1674
-0,20%
47,77
+7,28%
1.203,93
+0,37%

Mercedes-Benz Clase E: los gadgets y la tecnología punta son el nuevo lujo

Miguel Ángel Linares - 19:41 - 13/06/2016
0 comentarios
    tagsMás noticias sobre:
    /imag/_v0/770x420/4/5/d/mercedes-claseE-mexico-2016-01.jpg

    /imag/_v0/770x420/b/a/5/mercedes-claseE-mexico-2016-02.jpg

    /imag/_v0/770x420/b/e/0/mercedes-claseE-mexico-2016-03.jpg

    /imag/_v0/770x420/8/3/3/mercedes-claseE-mexico-2016-04.jpg

    "... Y además corre (y mucho)", les faltó decir a los responsable de Mercedes en la presentación de una nueva generación de uno de sus modelos de referencia, el Clase E. Evidentemente, el Clase E es todo un súper auto en lo que a prestaciones se refiere, pero a la hora de 'venderlo' se está incidiendo principalmente en su tecnología, sin duda el punto fuerte de este vehículo. Al menos hoy. Créanme, el Clase E transpira tecno y gadgets por todos sus poros.

    Pero vayamos por partes. Por la longitud de las partes. El Clase E ha crecido 43 milímetros en longitud y 65 en batalla, con el consiguiente incremento del espacio interior para los pasajeros. El diseño exterior no ha recibido grandes modificaciones, con tendencia, eso sí, a resaltar las líneas fundamentales del vehículo, como la parrilla y la trasera.

    El interior ya es otra historia. Y aunque Mercedes se sigue superando tanto en materiales como en diseño de elementos de conducción, en los asientos y en los complementos, a nadie se le escapa que lo destacado de sus interiores es sin duda el doble display de su frontal, dos enormes pantallas de 12,7 pulgadas cada una, y que al estar una junta a la otra sin percepción de interrupción parece tomar el tablero. La de la izquierda, solo para el conductor, se convierte en un tacómetro del futuro hecho presente; el del centro del tablero es la mejor pantalla para los sistemas de navegación e infoentretenimiento, principalmente.

    Toda la funcionalidad digital se puede manejar desde un trackpad y una rueda situados entre los dos asientos delanteros, si bien ahora se añade la novedad de que en el volante, al alcance de nuestros dos pulgares, contamos con dos pequeños mandos que nos permiten también navegar sin quitar las manos del volante por la infinidad de menús de las aplicaciones que tenemos disponibles en el Clase E y que requieren destinar el tiempo suficiente al manual de instrucciones.

    Conducción automatizada

    "Quitar las manos del volante". Curioso que la rueda de manejo del vehículo contenga estos dos nuevos controles, cuando la tecnología de la mayoría de ayudas a la conducción está avanzando en el sentido opuesto, esto es, a que podamos "soltar" el volante, o al menos relajarnos en la tensión continua de la conducción, ya que el Clase E incorpora un buen número de tecnologías que apuntan directamente a la conducción autónoma del vehículo. Vamos, el coche se conduce a sí mismo.

    A las ya conocidas capacidades de estos vehículos de gama alta de estacionarse ellos solitos se le suman ahora nuevas tecnologías de ayudas a la conducción que no requieren de acción alguna del conductor (tan solo su activación). Hablamos, por ejemplo, del Drive Pilot, que permite al Clase E 'perseguir' a un vehículo, hasta los 210 km/h, a una distancia uniforme, de tal forma que el conductor no tiene que preocuparse de acelerar o frenar, pues el vehículo lo hace él solito, hasta trazar las curvas más suaves. El vehículo llega a pararse en situaciones de alta densidad de circulación, y vuelve a ponerse en marcha si la parada no ha sido superior a 30 segundos.

    Con el Drive Pilot, el Clase E no solo reconoce las señales (que traslada al display del conductor), sino que regula la velocidad a las señales que la limitan de forma automática, de forma que siempre iremos al máximo que permita la vía sin tener que pisar el acelerador. Y otra novedad es que el sistema, a pesar de facilitar nuestra relajación en viajes largos, también nos 'despierta' si no detecta actividad sobre el volante en un periodo prolongado de tiempo, con lo que va avisando al conductor con señales visuales y acústicas, llegando a parar el vehículo de una forma suave si fuese necesario. Y por supuesto, también detendrá el vehículo de un frenazo si se detecta que nos vamos a 'comer' cualquier tipo de obstáculo por la parte delantera.

    Otra novedad es el "asistente de maniobra evasiva", que no solo frena ante la presencia, por ejemplo, de un peatón en la trayectoria del vehículo, sino que actúa sobre la dirección para esquivarlo si el frenazo no es suficiente.

    Otros sistemas a destacar dentro de la gama tecnológica que es el Clase E es un sistema que desplaza el asiento del conductor o del copiloto hacia el centro del interior si se detecta un choque lateral inmediato. Otro sistema alerta a los pasajeros con una señal acústica de un choque inminente, para ponerles en alerta ante el desastre que se avecina.

    ¿Y qué decir del asistente de estacionarse... por control remoto a través de nuestro móvil? Es como manejar un coche de radiocontrol. Con nuestro móvil podemos arrancar el vehículo y estacionarlo, por ejemplo, de un hueco en batería tan estrecho que no nos permita entrar o salir del mismo.

    También se ha implementado la transmisión coche a coche, por la que, por ejemplo, sabremos con más antelación de posibles obstáculos en nuestro camino por los datos que van transmitiendo los vehículos que nos preceden.

    Y hay que destacar también el nuevo sistema Multibeam Led, que controla de forma totalmente individualizada cada faro gracias a 84 diodos luminosos que se encienden y apagan de forma autónoma para dar la mejor iluminación posible en cualquier situación, de curva o de cruce, gracias a un sistema de iluminación inteligente.

    Tecnología, ¿y qué más?

    "Y además corre". Por supuesto. Los 'gadgetoárboles' sí nos dejan ver el bosque de la otra tecnología, la del debajo del cofre, que monta la nueva generación del Mercedes Clase E, que está compuesta por un motor gasolina E200 de cuatro cilindros regulado por un cambio automático opcional de 9 velocidades 9G-TRONIC que convierte en casi imperceptible los cambios de relación. Además puede presumir de combinar tecnologías modernas como la inyección directa y la sobrealimentación con un procedimiento perfeccionado de combustión y grupos auxiliares regulados en función de la demanda.

    Una relación armoniosa que permite una eficiencia extraordinaria puesto que, a pesar de desarrollar 184 CV de potencia, el consumo oscila entre 5,5-5,9 litros a los 100 kilómetros y unas emisiones entorno a 125-135 gramos CO2 por kilómetro, según los datos homologados por la propia firma de la estrella.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0

    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Un tribunal keniano detiene a ocho políticos por discurso de odio
    Cifuentes dice que las obras en la L1 tendrán que esperar hasta que se resuelva el conflicto en Renfe