elEconomista.es
Últimas noticias
25.090,48
-0,34%
1,1592
-1,18%
47,77
+7,28%
1.279,76
-0,02%

La leche, blanca como la esperanza de paz de campesinos del norte de Colombia

- 13:31 - 14/03/2018
    tagsMás noticias sobre:

    Montería (Colombia), 14 mar (EFE).- En la extensa llanura que rodea a la ciudad colombiana de Montería, campesinos que retornaron después de años lejos de sus tierras por la violencia ven en la producción de leche una oportunidad económica con la ayuda de la comunidad internacional.

    En esta región del departamento caribeño de Córdoba, fuertemente azotado por la violencia paramilitar en los años 90 y en la década pasada, al menos 45 personas esperan comercializar leche con empresas locales y sueñan con llevar en un futuro su producto a otras regiones del país.

    "Tenemos un ganado de doble propósito, de carne y leche, pero nos dimos cuenta que esto no es de mucho rendimiento en cuanto a producción porque nosotros buscamos ser autosostenibles, por eso es que ahora cambiamos el ganado y nos unimos como asociación para salir a tocar puertas", manifestó a Efe Rafael Álvarez Ortiz, representante de la asociación agropecuaria Asopaccol.

    Los integrantes de esta cooperativa han recibido más de 175 millones de pesos (unos 63.000 dólares) en ayudas para el desarrollo de la embajada de Suecia, la gubernamental Unidad de Restitución de Tierras (URT) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

    Los campesinos ordeñan vacas diariamente para hacer de esta actividad el eje de su economía, complementada con cultivos de plátano, piña y maíz, entre otros, pese la sequedad del terreno, donde no llueve hace tres meses, lo que además hace que las ciénagas desaparezcan.

    Es problema se agrava por la mala práctica de grandes propietarios de la región que secan las ciénagas para ampliar sus áreas dedicadas a la ganadería.

    "Empezamos como beneficiados del programa de restitución de la URT, recibimos unas tierras, corrales y cercas, pero ahora somos productores y empresarios", aseguró Álvarez.

    El campesino espera ansioso que llegue la electricidad hasta un tanque de refrigeración construido a un kilómetro de distancia de su propiedad para almacenar la leche a cuatro grados centígrados y luego poder venderla a la Cooperativa Lechera de Córdoba.

    Según Álvarez, con la negociación entre su asociación y la cooperativa la leche cruda será vendida a 1.200 pesos por litro (unos 42 centavos de dólar), mientras que antes los otros compradores daban 700 pesos por litro (unos 24 centavos de dólar).

    "Cuando llegamos a Córdoba nos dijeron que iba a ser complicado y que no íbamos a poder devolver tierras a los campesinos, hoy se están devolviendo tierras en todo el departamento, nos queda muy poquito por hacer, la comunidad está tranquila y está produciendo", afirmó el director de la URT, Ricardo Sabogal.

    El funcionario comparó la situación de Córdoba con la de Caquetá, en el sur del país, al afirmar que la reclamación de tierras se inició tímidamente pero avanzó con la desmovilización de la antigua guerrilla de las FARC, convertida en partido político tras la firma de la paz.

    Con esta actividad los campesinos esperan iniciar un nuevo capítulo en sus vidas después de que en 2014 retornaran a los mismos predios de los que trece años atrás los forzaron a salir los hermanos Fidel, Vicente y Carlos Castaño, fundadores de los escuadrones paramilitares.

    "Fue difícil, los grupos armados que hacían presencia en la zona nos ofrecieron un dinero inferior a lo que valen las tierras y tuvimos que salir, sí o sí, porque no había alternativa; unos no aceptaron las propuestas y dijeron que se quedaban, por lo que incluso hubo muertos", recordó Liliana Rodríguez, integrante de la asociación.

    Rodríguez agregó que, tras la restitución, los campesinos tienen un estilo de vida "similar" al que tenían antes de su desplazamiento, con la diferencia de que ahora la leche será el eje de su trabajo, pues al día producirán más de 300 litros.

    "Yo tuve el trauma de que me vi obligada a dejar todas mis cosas y salir sin nada en 2001; uno no alcanza a describir todo lo que vivió, eso no tiene palabras para expresarlo, pero ahora estamos tranquilos, trabajamos para lo de nosotros y eso es algo gratificante como familia", sentenció Rodríguez.

    Contenido patrocinado
    Otras noticias

    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Uruguay extiende la emergencia agropecuaria a 14 departamentos por la sequía
    El BID destaca políticas públicas a favor de los agricultores en El Salvador