PDVSA prevé que su producción de 2017 se quede estancada en mínimos de 23 años

Reuters - 13:48 - 13/01/2017
0 comentarios
  • La compañía tendrá problemas para importar crudos ligeros para mezclar

Foto: Reuters.

La petrolera estatal venezolana PDVSA estima que su producción de crudo en 2017 quedará cerca de mínimos tocados hace 23 años, según un documento interno, lo que sugiere más dificultades para la nación sudamericana, que está sumergida en una profunda crisis.

PDVSA, que provee casi el total de los ingresos en divisas de Venezuela y es el motor financiero del Gobierno socialista, ya registró una caída de su producción de casi un 10% en el 2016 en medio del desplome de los precios del crudo.

Las débiles finanzas de la empresa están causando interrupciones operacionales y contribuyendo a una recesión económica sin precedentes en el país. Tres años consecutivos de recesión y alza de precios han golpeado a los venezolanos, y analistas calculan que la economía se habría contraído más de un 10% en el 2016.

Para este año, PDVSA prevé una producción de 2,5 millones de barriles por día (bpd) de petróleo, un aumento de apenas 5.000 bpd frente a los 2,49 millones de bpd en los primeros 11 meses del 2016, según un plan estratégico de nueve años presentado en diciembre.

Este nivel de producción se compara con los de 1993 y se da en medio del esfuerzo de PDVSA para pagar a sus proveedores de servicios que ha llevado a algunos a detener sus trabajos.

El documento de 261 páginas visto por Reuters da un acceso inusual a los planes de PDVSA, que suele mantener su información en secreto y rara vez publica detalles de sus negocios.

De acuerdo al informe, la compañía espera un déficit en la importación de diluyentes necesarios para la mezcla de crudo extrapesado, así como agresivos planes de mantenimiento en refinerías.

PDVSA no respondió a un correo electrónico enviado por Reuters solicitando comentarios del reporte interno.

Los envíos de petróleo a su aliado China, que ha prestado a Venezuela más de 50.000 millones de dólares a través de un acuerdo que el país sudamericano paga con crudo, aumentarán un 55% este año hasta llegar a los 550.000 bpd, según la presentación.

La petrolera no explicó el alza, pero puede indicar el final de un período de gracia que Caracas negoció con Pekín, lo que le permitió reducir los envíos a 355.000 bpd en 2016 desde los 627.000 del año previo.

Sin embargo, se espera que los envíos de petróleo a India caigan un 15,5% a 360.000 bpd. A diferencia de China, India paga principalmente en efectivo, por lo que una reducción de las exportaciones probablemente empeorará las finanzas de Venezuela.

Bajas importaciones

PDVSA también proyecta un importante déficit de crudo ligero y nafta, cruciales para convertir su crudo extrapesado de la enorme Faja del Orinoco en un petróleo más ligero apto para la exportación.

Venezuela inició las importaciones regulares de diluyentes en el 2015 debido a la caída de su producción de crudo liviano y mediano, pero la escasez de efectivo de PDVSA ha provocado demoras y compras insuficientes. En los puertos se forman extensas filas de tanqueros que aguardan para descargar, según datos de Thomson Reuters y fuentes de la industria.

Este año, PDVSA planea importar 125.000 bpd de crudo ligero, pero todavía enfrentará un déficit de 217.000 bpd, según el documento. También encarará una escasez de 28.000 bpd de nafta, un combustible similar a la gasolina utilizado para diluir el petróleo de la Faja con el fin de aumentar su valor comercial.

PDVSA informó que espera compensar parcialmente su déficit de diluyente en el mediano plazo con el mantenimiento de sus refinerías para que puedan producir más nafta. Además, planea reactivar una refinería en Aruba, operada por su filial Citgo.

Pero los proyectos de PDVSA a menudo se retrasan, por lo que es poco probable que la refinería de Aruba esté operativa en el corto plazo. Además, las plantas en Venezuela se ven plagadas de interrupciones y apagones.

El plan de mantenimiento del circuito refinador para este año descrito en el documento muestra que PDVSA planea parar algunas unidades domésticas cruciales durante 90 días, aproximadamente el doble del estándar de la industria para los programas de mantenimiento más importantes.

Esto sugiere que PDVSA está tratando de aprovechar una producción estancada para reacondicionar su red de refinación. Las refinerías en Venezuela y Curazao en 2016 recibieron 200.000 bpd menos en entregas de crudo que el año anterior, dice el documento.

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 0


Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru

Órgano mexicano de competencia objeta frenos a establecimiento de gasolineras
Bolivia invertirá 1.875 millones de dólares en hidrocarburos en 2017