Voluntariado Repsol: compromiso y solidaridad

elEconomista América - 10:35 - 22/03/2016
0 comentarios
    voluntariado.jpgDesde su creación en 2011, más de 855.000 personas se han beneficiado de los programas de la energética

    El plan de voluntariado de Repsol tiene como principal objetivo canalizar las inquietudes sociales de sus empleados. La mayoría de los 2.300 voluntarios son trabajadores de la compañía, pero clientes, jubilados o colaboradores también contribuyen con su esfuerzo solidario en un programa abierto a la participación de cualquier persona. Cada vez más empresas incorporan a sus políticas de responsabilidad social programas de voluntariado, que también redundan en una mejora del clima laboral.

    Desde su creación en 2011, más de 855.000 personas se han beneficiado de las acciones de voluntariado que promueve la compañía a través de Fundación Repsol. El Plan de Voluntariado cuenta con cuatro programas, cada uno centrado en un campo de actuación y dirigido a colectivos específicos, para que los voluntarios aporten sus conocimientos y su esfuerzo en beneficio de la comunidad.

    Los voluntarios pueden participar en proyectos muy diversos, colaborando en comedores sociales, acciones medioambientales o actividades de apoyo a personas con capacidades diferentes y en riesgo de exclusión. Los empleados de Repsol también pueden contribuir con sus saberes técnicos y experiencia profesional en proyectos que promueven la eficiencia energética.

    Favorecer la participación

    Impulsado por la Alta Dirección de la compañía, el Voluntariado Repsol es una muestra del compromiso de la empresa con necesidades de la sociedad y del entorno directo donde está presente y "la acogida está siendo muy buena. Solo en lo que llevamos de 2015 se han inscrito 521 nuevos voluntarios", afirma Margarita Lozares, gerente de Acción Social y Voluntariado de Repsol.

    Para esta buena acogida están resultando claves la formación que reciben los voluntarios y el esfuerzo en comunicación, donde juega un papel destacado la 'red de referentes' que se ha puesto en marcha. Formada por voluntarios con más experiencia, los miembros de esta red participan en la difusión interna y actúan de apoyo y acompañamiento en las distintas acciones.

    En los dos últimos años se han realizado 20 sesiones de formación específicas para cada uno de los programas del plan y se han impartido cursos de iniciación al voluntariado donde los empleados conocen aspectos como la legislación en la materia, las iniciativas en las que pueden participar o la filosofía del programa.

    Actualmente se llevan a cabo acciones de voluntariado en Madrid, Tarragona, Cartagena, Puertollano, Bilbao, La Coruña, Valladolid, Valencia, Barcelona y Sevilla, y "estamos dando el paso a la internacionalización del plan", con iniciativas en países como Portugal y Reino Unido, donde la compañía también opera.

    Las acciones de voluntariado están adaptadas a la diversidad y disponibilidad de los voluntarios, e incluyen tanto actividades puntuales como "otras que requieren un mayor compromiso e implicación por parte de los voluntarios", continúa Lozares.

    Conocimiento al servicio de los demás

    Los proyectos son desarrollados directamente desde Fundación Repsol o en colaboración con entidades sociales de referencia y, en función de su temática y de los colectivos a los que están dirigidos, se agrupan en cuatro programas: Eficiencia energética, Capacidades diferentes, Formación y desarrollo y Conciencia social y entorno.

    Con el programa sobre eficiencia energética los empleados de Repsol aportan su experiencia en campos como la energía o la tecnología, "para trasladar a la sociedad esos conocimientos adquiridos en el ejercicio profesional. Saber que son útiles más allá de la compañía es una gran satisfacción para los voluntarios?, explica Ignacio Egea, vicepresidente de Fundación Repsol. Así, a través del proyecto educativo Energía con Conciencia, los voluntarios de Repsol simulan con alumnos de la ESO una auditoría energética de su propio colegio para fomentar un uso responsable de la energía. En el curso 2014-2015 más de 1.300 alumnos de 10 centros educativos de la Comunidad de Madrid han participado en esta actividad, que este año se extenderá a otras ciudades de España.

    En las actividades relacionadas con la formación, los voluntarios contribuyen con sus competencias en diversos campos, desde el dominio del inglés a sus conocimientos sobre el mercado de trabajo, para ayudar al desarrollo personal y profesional de los jóvenes, particularmente de aquellos en riesgo de exclusión.

    El colectivo de personas con capacidades diferentes también es un objetivo preferente de los programas de voluntariado de Repsol. Acciones en ámbitos como la cultura y el deporte, entre las que se encuentra el programa medioambiental Descubriendo la Sierra de Guadarrama, destinado a niños con discapacidad o en situación de vulnerabilidad social, buscan favorecer la inclusión de estos colectivos.

    Con el programa Conciencia social y entorno, las iniciativas se centran en responder a las necesidades de la comunidad donde la compañía está presente. Los voluntarios pueden ayudar en comedores sociales, participar con sus familias en jornadas de reforestación o en actividades de voluntariado cultural, especialmente dirigidas a jubilados de Repsol.

    Un mejor clima laboral

    En las acciones de voluntariado también "hay un componente social y emocional muy importante porque, más allá del puesto que se ocupe en la empresa, es un potente elemento de integración a través de la solidaridad que nos enriquece a todos", continúa Lozares.

    Estudios como el Informe de Voluntariado Corporativo 2013, realizado por el Observatorio de Voluntariado Corporativo entre 117 firmas españolas, señalan que hacer voluntariado contribuye a la mejora el clima laboral y a un mayor sentimiento de pertenencia en las empresas. También ayuda en la atracción y retención del talento "porque, sobre todo los jóvenes, valoran mucho estos programas y preguntan por ellos en las entrevistas".

    Nuevos actores, como empresas y universidades, y nuevas formas de participar a través de internet o las redes sociales están cambiando el rostro de los voluntarios en España. La Ley estatal de Voluntariado aprobada el pasado mes de octubre es un "un paso positivo" para Lozares, "porque reconoce una labor social que ya que se está realizando en organizaciones y empresas".

    Más iniciativas en España

    Con cierto retraso sobre otros países de nuestro entorno, el voluntariado corporativo se abre paso en España. Según el informe del Observatorio de 2013, crece el número de empresas que realizan este tipo de actividades, un 69% de las encuestadas, entre ellas la mayoría de las compañías del IBEX. Un voluntariado que se enfoca principalmente hacia proyectos sociales de ámbito local y dirigidos sobre todo a la infancia y juventud y a las personas con discapacidad. El medioambiente también es un área de actuación destacada.

    Para Margarita Lozares, la crisis económica y sus consecuencias sociales ha sido un acicate para empleados y empresas: "La gente quiere ayudar porque está muy concienciada y las grandes compañías tenemos una responsabilidad social añadida".

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0



    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    U.S. sales of existing homes fall 7.1 pct.
    <b>Banco Santander</b> impulsará a ocho 'start-ups' de tecnología financiera