elEconomista.es
Últimas noticias
23.358,24
-0,43%
1,1792
+0,18%
47,77
+7,28%
1.294,25
+0,04%

La recaudación fiscal de Brasil cayó un 2,97% en 2016 pese a la presión impositiva

EFE - 13:34 - 27/01/2017
0 comentarios
    Reales brasileños. Foto: Reuters

    La recaudación fiscal cayó un 2,97% en Brasil el año pasado a pesar de que en ese período hubo un fuerte aumento de impuestos en diversos sectores, según informó hoy la oficina de administración tributaria.

    El montante obtenido por el Gobierno federal por la vía impositiva llegó a 1,28 billones de reales (403.785 millones de dólares), lo que también representó el menor ingreso registrado desde 2010.

    Esa caída de la recaudación, atribuida a la severa ralentización de la actividad económica, ocurrió a pesar de que durante el año pasado hubo fuertes aumentos de impuestos en productos del área de informática, alimentos y combustibles, entre otros de alto consumo.

    El fisco reconoció que la crisis económica fue la causa principal de la bajada de la recaudación y citó en su informe que, durante el año pasado, la producción industrial se contrajo un 7,67% y que las ventas de bienes y servicios cayeron un 9,06%.

    Brasil está sumergido desde hace más de dos años en una severa crisis y su Producto Interno Bruto (PIB) cayó en 2015 un 3,8%, una tendencia que los analistas de mercado y el propio Gobierno han admitido que se mantuvo en 2016, cuando se calcula que la economía del país se encogió otro 3,5%.

    Para este año, todas las previsiones apuntan a que el PIB de Brasil registrará una muy tímida recuperación, que según cálculos divulgados esta semana por el Fondo Monetario Internacional (FMI) será de apenas un 0,2%.

    Contenido patrocinado
    Otras noticias

    Comentarios 0

    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Nueva colocación de <b>letras del Tesoro</b> por más de US$ 2.000 millones
    Dinamarca, un país con tipos negativos y unos salarios que no paran de crecer