elEconomista.es
Últimas noticias
23.590,83
+0,69%
1,1739
-0,36%
47,77
+7,28%
1.280,51
+0,12%

Ixtaltepec, la cara oculta del trágico terremoto en México

- 20:19 - 10/09/2017
    tagsMás noticias sobre:

    Ixtaltepec (México), 10 sep (EFE).- "Dicen que Ixtaltepec no sufrió daños, pero en realidad fue lo peor", explica a Efe Gloria Núñez, habitante de esta localidad mexicana que denuncia, como la mayoría de sus vecinos, la falta de ayuda pública y presencia de las autoridades tras el gran terremoto.

    Con alrededor de 15.000 habitantes, Asunción Ixtaltepec es una de las poblaciones afectadas por el sismo de magnitud 8,2 en la escala de Ricther del pasado jueves por noche, que ha dejado al menos 90 muertos según el recuento oficial, 71 de ellos en el estado sureño de Oaxaca.

    A tres días del suceso, la ayuda llega a cuentagotas a este humilde municipio del Istmo de Tehuantepec, pese al derrumbe de muchas casas, centenares de damnificados y varias víctimas mortales.

    Apenas se ve presencia de fuerzas del orden, no hay reparto de comida y la atención mediática sigue puesta en Juchitán de Zaragoza, distante unos diez kilómetros y epicentro del drama al sumar alrededor de 60 muertos, en cifras preliminares.

    "Nada más enfocan Juchitán, pero aquí estamos carecidos de todo; de agua, de luz y de víveres. Necesitamos apoyo del Gobierno y del presidente. Vean la casa cómo quedó", clama Núñez, peluquera de profesión, desde una de las habitaciones más dañadas de su vivienda.

    El miedo al temblor permanece en muchos habitantes de esta localidad, en la que predomina la lengua zapoteca.

    "Al Gobierno les estoy pidiendo ayuda, porque estamos ancianos y mira la casa que tenemos", dice Juana Mijambo, de más de 80 años pero incapaz de recordar su edad exacta, frente a lo poco que queda de su morada.

    Uno de sus hijos, campesino como el resto de la familia, cuenta que estaba en el domicilio y pudo sacar a sus padres antes de que el techo de un pequeño porche colapsara.

    A sus 67 años, sabe que tendrá que valerse de sus propias manos para arreglar la vivienda. "Suerte que todavía soy joven", comenta con total convencimiento.

    El sentir general en este pueblo, que si bien por el tipo de edificaciones bajas no se ve tan perjudicado como el centro de Juchitán, es que si vuelven a la normalidad será por su propio empeño.

    "Van a pasar varios años" hasta recuperar la casa, lamenta José Javier Jiménez mientras rebusca entre toneladas de escombros.

    "Hay algunas pertenencias que fueron de los abuelos, cosas de los papás, recuerdos. Siento mucha tristeza; aquí hay muchas vivencias, historias de familia", explica.

    En Santiago Niltepec, otro municipio de la región del Istmo, Dayanna Gallegos denuncia a Efe, en entrevista telefónica, que tampoco recibe la ayuda necesaria.

    "Pasaron censando, pero no ha llegado un apoyo como despensas, algo que realmente nos beneficie", explica esta chica que perdió la casa en que vivía con su madre en este pueblo de menos de 5.000 habitantes, uno más que no aparece en los noticieros.

    Mientras, un grupo de mujeres de la vecina Ixtepec, otra población del Istmo algo menos afectada, reparte arroz con leche y un grupo de adventistas regala desayunos, consistentes en tamales y café de puchero.

    Una pareja entrega varios paquetes con comida y medicinas a un grupo grande, de unas 20 personas, que no tienen donde dormir desde el terremoto. La ayuda la consiguió su hija, que estudia en Tuxtla Gutiérrez (Chiapas) e hizo una colecta.

    María Rosa López, que todavía tiene el susto en el cuerpo, recuerda que el pueblo fue "destruido en unos momentos". Su casa no se vio afectada y por ello la está cediendo para albergar a sus vecinos más necesitados.

    "Hay gente que se quedó sin casa, sin hogar y con hijos. Y ahorita no tenemos comida, no tenemos agua; la luz apenas nos llegó ayer", remarca.

    Pasa una patrulla de la Policía Federal y un convoy del Ejército. Este último despierta el interés de los vecinos, pues están repartiendo agua y son, según dicen, de las primeras fuerzas del orden que les hacen una visita.

    En Ixtaltepec repartirán unas 3.000 bolsas de agua de dos litros por unidad, explica un soldado a Efe.

    "El Ejército no nos apoya, nada más pasa como si fuera un desfile. Lo que se requiere de ellos es que nos ayuden a remover escombros", dice Óscar López, un campesino que gana unos 150 pesos (8,5 dólares) diarios y lo ha perdido absolutamente todo.

    "Mira, papá, ahí está mi mochila", exclama uno de sus hijos que, junto a sus vecinos, le ayuda en la tarea de salvar algunas de sus pertenencias.

    Poco después sacan de entre las ruinas una mochila empolvada. Una pequeña victoria entre tanto derrumbe. Entre tanta derrota.

    Contenido patrocinado
    Otras noticias

    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    El Salvador insta a sus compatriotas en EE.UU. a acatar órdenes ante el huracán Irma
    Guardia Costera reabre 11 puertos en P.Rico y otros en Islas Vírgenes EE.UU.