El "montaje" de Bryant y la lesión "fantasma" de Bosh acaparan la atención

- 13:16 - 13/02/2016

    Toronto (Canadá), 13 feb (EFE).- La palabra "circo" le quedó pequeña a lo vivido en el primera jornada del tradicional Fin de Semana de las Estrellas, que este año tiene como escenario la ciudad canadiense de Toronto, que vio como el escolta Kobe Bryant y el ala-pívot Chris Bosh fueron los grandes protagonistas.

    El primero por comenzar su decimoctavo Fin de Semana de las Estrellas y último de profesional con una rueda de prensa que rayó lo esperpéntico con un egocentrismo jamás visto en una figura mundial del deporte y el segundo por una lesión "fantasma".

    Cierto que será el partido será para Bryant el último en el que participe como profesional, pero la sesión de relaciones públicas y venta de imagen que se montó el todavía jugador exhibición de los Lakers, con el "consentimiento" de la NBA, fue para enmarcar.

    Bryant, el mismo que en las declaraciones posteriores de cada partido, en el casillero del vestuario donde se encuentra, coloca estratégicamente detrás de él las botellas de bebidas que promociona, intentó hablar en varios idiomas y comentó de los asuntos y de los países en los que seguro tiene previsto vender su imagen o hacer negocios.

    La exestrella de la NBA es consciente que por última vez en su brillante carrera habrá unos 750 millones de personas seguirán de un modo u otro el Partido de las Estrellas y en concreto lo que él pueda hacer en la pista del Air Canada Centre.

    La campaña que marca la despedida de Bryant está llegando a su recta final, y es consciente que en Toronto tendrá la última oportunidad de oro y desea aprovecharla al máximo, y nada mejor que aderezarlo todo con expresiones religiosas.

    "Simplemente me siento muy bendecido por la capacidad de jugar tantos años", declaró Bryant. "Veinte años son mucho tiempo, así que me siento bien por ello".

    Bryant, de 37 años, fue el jugador que más votos recibió por parte de los aficionados que decidieron la alineación titular del equipo de la Conferencia Oeste para el Partido de las Estrellas. Se trata de un premio a su trayectoria, más que de un reconocimiento a lo hecho en la presente temporada.

    El ganador de cinco títulos de liga también tuvo tiempo para formar parte de un panel de expertos en una reunión de la NBA sobre tecnología en la supuestamente compartió ideas con directivos y expertos.

    Mientras el resto de los jugadores, incluido el alero LeBron James, de los Cavaliers de Cleveland, son conscientes que se trata del Fin de Semana de Kobe Bryant y en su línea de saber vender también la imagen y la diplomacia definió al jugador de los Lakers como "probablemente el mejor del mundo".

    "Pienso que será algo especial", auguró James, quien pidió a Bryant sus zapatillas deportivas firmadas al comienzo de esta semana, cuando los Lakers visitaron Cleveland. "Estarán siempre guardas en un lugar muy especial".

    El resto de los jugadores hubiesen quedado en un segundo plano de no haber surgido lo que ya pasará a la historia como la lesión "fantasma" que protagonizó el ala-pívot Chris Bosh, de los Heat de Miami.

    Bosh, el exjugador del equipo local de los Raptors de Toronto con los que estuvo ocho años, unas horas después de haber estado en la rueda de prensa y asegurar sentirse "feliz" por volver a saltar a la pista del Air Canada Centre, la NBA dio a conocer que sería baja al sufrir una lesión muscular.

    La baja "sorpresa" de Bosh, que no fue comunicada de manera oficial hasta horas después de haberse sabido a través de otras fuentes periodísticas, fue cubierta por el pívot dominicano Al Horford, que jugará su cuarto Partido de las Estrellas, segundo consecutivo.

    Precisamente, con la elección de Horford, de 29 años, todo apunta a que la NBA ya sabía que Bosh iba a ser baja, pero no quiso que el pívot dominicano estuviese presente en la rueda de prensa dado los rumores que existen sobre su posible inclusión en un traspaso, que podría implicar a equipos como los Celtics de Boston, entre otros.

    La gran incógnita que surge ahora en torno a la misteriosa lesión de Bosh es cuanto tiempo va a estar fuera de la competición, dado que si se trata de una lesión muscular podría estar varias semanas de baja.

    Bosh, que también tenía previsto participar en el concurso de triples, fue sustituido por el escolta CJ McCollum, de los Trail Blazers de Portland.

    Quien si dijo dentro del equipo de la Conferencia Este que se encontraba lesionado y no estaba seguro si podrá jugar el domingo fue el base de los Wizards de Washington, John Wall, que sufre una fuerte contusión en la rodilla derecha.

    El golpe lo recibió la noche del jueves cuando su equipo se enfrentó a los Bucks de Milwaukee y perdieron de visitantes por 99-92.

    "Si no puedo mover bien la rodilla y necesito más tiempo para recuperarme, entonces no jugaré el domingo", declaró Wall al Washington Post. "Será frustrante, pero no me arriesgaré".

    El resto de la primera jornada de la 65 edición del Fin de Semana de las Estrellas, que hace su debut fuera de territorio estadounidense, no dejó más que fiesta, diversión y simulacros de partidos como fueron el de las celebridades y el de las Futuras Estrellas de la NBA, que ganó el equipo de Estados Unidos por 157-154 al del Resto del Mundo.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado



    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Anthony, nuevo vicepresidente del comité de la Asociación de Jugadores
    Los españoles Ferrer, Nadal y Almagro en semifinales del ATP 250 de Buenos Aires